Recensioni CD

Retrato de “Il Maniatico”. Arias y sinfonías de Gaetano Brunetti (1744-1798)
Orquesta Barroca de Sevilla, Christophe Coin (director y violoncello solista), Raquel Andueza (soprano).
OBS-Prometeo, 2012 (1 CD)

Excelente aportación de la Orquesta Barroca de Sevilla, la soprano Raquel Andueza y el chelista y director Christophe Coin a la recuperación del patrimonio musical español. Siguiendo la línea artística que viene desarrollando en estos últimos años, la formación andaluza ha presentado recientemente su último disco, Retrato de Il Maniatico, dedicado exclusivamente al compositor Gaetano Brunetti y producido con el patrocinio principal de la Fundación José Manuel Lara, así como de la Asociación de Amigos de la OBS y de la propia OBS. La nueva producción discográfica ofrece una selección de obras de Brunetti (1744-1798), compositor de origen italiano, al servicio de Carlos IV, de especial relevancia en la historia de la música española —sobre todo, instrumental— del siglo XVIII.

Las obras escogidas para esta grabación son dos sinfonías (Nº 23, en Fa Mayor, L. 312 y Nº 33, en Do menor, L. 322, subtitulada “Il Maniatico”) y tres piezas vocales para soprano (tiple, según la terminología de la época) solista y orquesta: dos arias (L. 338 y 339) y una lamentación para el Miércoles Santo (L. 342).

Si bien las tres composiciones vocales permanecían hasta el momento inéditas en el ámbito discográfico, las dos sinfonías ya habían sido interpretadas y grabadas en varias ocasiones, desde que en la década de 1950 el musicólogo y director de orquesta norteamericano Newell Jenkins se interesara por el compositor de Carlos IV. La razón de la elección de las dos sinfonías presentadas por la OBS, teniendo en cuenta que solo han sido grabadas 6 de sus cerca de 40 sinfonías, parece residir en la práctica inexistencia de modernas ediciones de las obras. Sería muy deseable —y un acto de justicia para la historia de la música— que la agrupación andaluza o alguna otra nos obsequiara con nuevas y desconocidas sinfonías de Gaetano Brunetti en futuros proyectos discográficos.

El disco se acompaña de un libreto con un excelente a la par que conciso estudio del compositor, su contexto histórico y musical y las obras presentadas, escrito por Germán Labrador. El estudio aparece traducido a los idiomas inglés y francés, junto con una breve reseña sobre la OBS, así como el texto de las piezas vocales en su idioma original, lo cual es de agradecer, a pesar de ciertas imprecisiones en la maquetación y en la transcripción (sobre todo en la Lamentación), fácilmente subsanables en futuras ediciones. También se echa de menos un pequeño apunte biográfico sobre los dos solistas de la grabación: Raquel Andueza y Christophe Coin. Finalmente, es reseñable la impresión del libreto, que resulta muy adecuada y práctica, con el empleo de diferentes colores para fondo de página y texto.

En las obras vocales, la voz de Andueza se adapta perfectamente a las exigencias de la partitura, y en ellas la soprano hace gala de su destacada cualidad lírica, en la que no faltan tampoco algunos breves pasajes de agilidad, muy bien resueltos, mostrando su habitual claridad y justeza en la afinación y dicción, a las que nos tiene acostumbrados. También da muestras de un excelente criterio y gusto musical en los pasajes “recitativo”, ayudando a la acción dramática evocada por el texto, en perfecta sintonía con la orquesta, que prepara o comenta dicha acción, sentimiento o carácter de modo plenamente satisfactorio. Las apoyaturas, acciaccature y fermate, así como otros elementos ornamentales de los que hace uso la soprano (unas veces indicados en la partitura, otras improvisados), enriquecen las obras y se adaptan perfectamente al estilo musical clásico en el que se encuadran. En este sentido, cabe destacar la bella expresividad y dulzura de la fermata al final de la Lamentación.

Con respecto a la parte orquestal, tanto en las obras vocales como en las sinfonías, se ha de subrayar la probada solvencia del conjunto, en el que sobresale la impecable afinación y adecuado empaste de la cuerda, que no cede ante la transparencia de los diferentes planos sonoros, si bien parecen haber sido favorecidos los violines primeros, no siempre de forma justificada, ante el resto de partes, que en ocasiones quedan en un excesivo segundo plano. Del mismo modo, se echa de menos un poco más del bello y característico sonido de las trompas naturales; sin duda, debe de tratarse de un asunto que tiene mas que ver con técnicas y decisiones de estudio que con la realidad acústica de la interpretación. El magnífico quinteto de viento brilla en todo momento, sobre todo en los Quintetti, donde tan solo se advierten pequeñas desafinaciones en las partes graves en algún fragmento muy puntual.

Por su parte, el continuo (clave, salvo en la obra sacra: órgano) cumple a la perfección su cometido, enriqueciendo y acompañando las distintas modulaciones afectivas de la parte vocal y su texto; no obstante, podría estar mas presente, de lo que, por supuesto, no se culpa al intérprete. Para concluir con estas apreciaciones técnicas, resulta algo excesiva la reverberación que, si acaso, quedaría justificada en la Lamentación, recreando la sonoridad del templo al que estuvo destinada esta obra sacra, pero no parece adecuada para música destinada a un entorno palaciego. Quizás se trate de la acústica natural del lugar de la grabación pero, en todo caso, susceptible de ser manipulada con uno u otro fin.

La elección de los tempi resulta apropiada en las sinfonías, aunque sorprende que en el Quintetto de la Sinfonía Nº23 la parte denominada “Minore” —que se correspondería con el Trio en un Minué—, es interpretada mas rápida que la sección principal, y no mas lenta, como sería lo habitual en este estilo y repertorio. No obstante, resulta curiosa esta inversión de tempi, aportando un imaginativo y novedoso planteamiento agógico al movimiento. Algo mas polémico es el asunto concerniente a las apoyaturas y/o mordentes, en el que no se ponen de acuerdo los especialistas a la hora de su aplicación e interpretación. Los autógrafos de Brunetti no son nada claros en este aspecto, pero tampoco lo son las ediciones existentes, lo cual precisaría de una mayor profundización, estudio y, sobre todo, rigor interpretativo. De este modo, la realización de estos signos no parece haber sido aplicada con un criterio homogéneo en todas las obras presentadas, pudiéndose apreciar divergencias en pasajes similares o paralelos. Cabe observar, no obstante, un loable esfuerzo por conseguir una cuidada interpretación de la ornamentación en general.

La frescura y vivacidad de las obras vocales y de la Sinfonía Nº23 no está, por desgracia, tan presente en la Sinfonía Nº33, quedando la interpretación un tanto plana, sobre todo teniendo en cuenta la riqueza de la partitura en cuanto a matices dinámicos, agógicos y expresivos se refiere. Si bien la versión que se nos ofrece es correcta por parte de solista y orquesta, se echa de menos la genial teatralidad humorística con la que Brunetti dota a ambos personajes, quedando en la grabación un poco faltos de carácter. Pese a ello, se trata de la tercera grabación de esta sinfonía (la única disponible comercialmente con facilidad), y de una lectura de la partitura de Brunetti con originales propuestas interpretativas, en las que orquesta y solista dan muestras de su consolidada madurez artística.

En suma, la selección de obras que presentan en su disco la OBS, Christophe Coin y Raquel Andueza supone una bella y cuidada interpretación de uno de los principales y, por desgracia, aún poco conocidos bastiones de la música española y europea del siglo XVIII. Es de esperar que su trabajo anime a los propios intérpretes y a otros a continuar ofreciéndonos más joyas de este importante patrimonio histórico musical.

(Gustavo Sánchez)

<< Back